BUSCADOR DE ACEITES, GRASAS Y ACIDOS GRASOS

lunes, 30 de junio de 2008

Hacia "las Américas libres de grasas trans"

Hacia "las Américas libres de grasas trans"

Clientes compran comida rápida en San Salvador. Una iniciativa nueva de la OPS busca eliminar las grasas trans de los alimentos en las Américas. (Foto © Gilles Collette/OPS)

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) está promoviendo una iniciativa para la eliminación de las grasas trans industriales de los alimentos en todos los países de las Américas.

Un grupo de trabajo especial convocado por la OPS/OMS para considerar esta meta declaró que al reducir el consumo de grasas trans en apenas 2% a 4% del total de calorías es posible evitar más de 225.000 ataques cardíacos en América Latina y el Caribe.

"Esto es algo que los grandes productores de alimentos pueden hacer en cuestión de meses o como máximo en un par de años", dijo Ricardo Uauy, presidente de la Unión Internacional de Ciencias Nutricionales y profesor de Nutrición en Salud Pública en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. "Algunas empresas de alimentos ya lo están haciendo".

En septiembre, la OPS organizó una reunión con representantes de la industria alimenticia para informar de los resultados del grupo de trabajo y para discutir esfuerzos combinados para implementar sus recomendaciones. Algunas de estas empresas fueron Burger King Corporation, Cargill Inc., Con-México (Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo A.C.), Grupo ARCOR, Kraft Foods, Kellogg Company, McDonald's Corporation, Nestlé, PepsiCo, SADIA S.A., Watt's S.A. y Yum! Brands, Inc.

El grupo de trabajo citó pruebas científicas de que el consumo de grasas trans aumenta el riesgo de cardiopatía coronaria y posiblemente también el riesgo de muerte súbita de origen cardíaco, y de diabetes mellitus. El consumo de grasas trans eleva los niveles del "colesterol malo" (LDL) a la vez que baja los del "colesterol bueno" (HDL) y daña las células de los vasos sanguíneos, lo que contribuye a inflamación y bloqueo, y a ataques del corazón.

Aunque las grasas trans están presentes en pequeñas cantidades en los alimentos sin procesar, se encuentran principalmente en alimentos procesados que contienen aceites vegetales parcialmente hidrogenados, los cuales se suelen usar porque mejoran la textura de los alimentos y aumentan la duración de los productos.

Algunas compañías y gobiernos ya han tomado medidas para reducir las grasas trans en los alimentos. El año pasado, Dinamarca aprobó leyes que limitan las grasas trans a 2% del total de grasa en todos los alimentos vendidos en el país. Tanto en Canadá como en Estados Unidos es obligatorio que en las etiquetas de los alimentos procesados se indique si contienen grasas trans y se recomienda que el público reduzca el consumo de grasas trans al mínimo posible. En Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Paraguay y Uruguay se están considerando propuestas para reducir el consumo de grasas trans por toda la población.

Varias empresas de la industria alimentaria, como McDonald's, Unilever y Kraft Foods, han reducido o eliminado voluntariamente las grasas trans en sus productos. En Argentina y Brasil, ciertas empresas locales han comenzado a remplazar los aceites parcialmente hidrogenados por aceites no saturados, no hidrogenados. En Costa Rica y Uruguay, los productores locales de aceite vegetal han comenzado a producir y a comercializar aceites más saludables.

Para acelerar todo este proceso, el grupo de trabajo de la OPS sugirió lo siguiente:

  • Las grasas trans deben eliminarse del suministro de alimentos en las Américas y deben promoverse las grasas no saturadas como alternativa.
  • Esto exigirá medidas reglamentarias establecidas por los gobiernos, además de las medidas que la industria adopte voluntariamente.
  • Las grasas trans deben limitarse legalmente a menos de 2% de la grasa total presente en los aceites vegetales y las margarinas blandas, y a menos de 5% en los otros alimentos.
  • Otras medidas que los gobiernos podrían considerar son el etiquetado para dar a conocer el contenido de grasas trans en los alimentos, normas para reglamentar las afirmaciones sobre propiedades saludables de los alimentos, y declaración obligatoria de los tipos de grasas en los alimentos servidos en restaurantes, programas de ayuda alimentaria, escuelas y otros servicios de alimentación.
  • Los líderes de salud pública deben trabajar con la industria y fijar un cronograma para la eliminación gradual de las grasas trans, además de promover aceites y grasas más saludables en los alimentos.
  • Los gobiernos deben apoyar a los pequeños productores y servicios de alimentos para que eliminen las grasas trans y adopten alternativas más saludables.
  • La OPS/OMS debe encabezar los esfuerzos hemisféricos hacia una América libre de grasas trans al asignar la máxima prioridad a la iniciativa en la agenda regional de salud y ayudando a los países para que formulen políticas, leyes y reglamentos necesarios para poner en práctica la iniciativa y medir su progreso.

La OPS busca recursos para emprender una serie de actividades que pongan en práctica las recomendaciones del grupo de trabajo "Américas Libres de Grasas Trans", y para monitorear y evaluar el consumo y las fuentes de grasas trans en la Región así como para organizar talleres de capacitación de funcionarios.

Las conclusiones y recomendaciones del grupo de trabajo de la OPS/OMS se pueden leer en linea.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

No hay comentarios:

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Entradas populares